Descubre Pollensa desde el mar alquilando un barco

Aunque son muchos los lugares que Mallorca ofrece a sus visitantes, Pollensa es, sin lugar a dudas uno de los destinos preferidos para alquilar un barco, más visitados y demandados y todo ello a pesar de no disponer de la mayor oferta hotelera de la isla.

Sólo cuando nos adentramos un poco más en lo que viajar a Pollensa significa es cuándo podemos entenderlo. Por ejemplo, ¿podrías imaginarte que este lugar fue inspiración para Agatha Christie? ¿Sabes que durante mucho tiempo Pollensa fue el lugar elegido por grandes personalidad como Winston Churchill o Peter Ustinov para pasar el verano?

Podría decirse que Pollensa ha sido, durante muchos años, un foco de cultura a destacar en la isla. A primeros del siglo XX, conocidos nombres del arte, pintores y escritores la visitaban año tras año, contribuyendo a expandir su nombre dentro y fuera de la isla.

A día de hoy, todavía se mantiene ese reducto cultural y son muchas las actividades que se realizan y que sirven para mantener vivo ese espíritu. Nuestra recomendación en este sentido es visitar Horizonte360, un proyecto que se finalizó en 2017. Obra de varios artistas y con el fin de eliminar cualquier atisbo de elementos militares procedentes de la Guerra Civil, se transformó el interior de antiguos barracones, restaurando antiguas estructuras por medio del arte, con una misión enfocada a destacar una de las perspectivas más maravillosas de Mallorca: su horizonte infinito.


Alrededores de Pollensa

Pero optando otras alternativas como el coche o caminar, también se puede acceder a lugares como el puerto de Pollensa o a Monti-sion, donde, tras una pequeña caminata en éste último, se pueden disfrutar de unas vistas espectaculares de todo lo que rodea a la ciudad.

Cercana a Pollensa se encuentra también la Cala de San Vicente, con aguas cristalinas y en cuyos alrededores se encuentra una de las plantas endémicas de la isla, la Naufraga baleárica. En nuestro paseo por la Cala de San Vicente también se puede acceder a las cuevas prehistóricas de l’Alzineret.


Alcudia y Pollensa, a un suspiro en barco

Para los que disfruten con la historia, el nombre de Pollensa podría confundirse con la antigua ciudad romana de Pollentia, que actualmente es Alcudia. Sin embargo, no son muchos los kilómetros que separan una bahía de otra e, indudablemente, nuestro viaje a este lugar no será completo sin conocer ambas. Y que mejor que hacerlo en barco.

Y es aquí donde nos gustaría detenernos. Alcudia y Pollensa están tan íntimamente relacionadas que no se puede considerar una sin la otra, por lo que una visita a la isla tiene que incluir necesariamente conocer las dos.


Nuestra alternativa de alquiler: viajar desde Alcudia a Pollensa en lancha

Puesto que nuestra estancia en Pollensa ya nos permite de por sí conocer sus alrededores a pie o en coche, ¿por qué no ser originales y conocerla desde otro punto de vista? Por ejemplo alquilando una lancha?

Si nuestro viaje a Pollensa no puede entenderse sin conocer la Bahía de Alcudia, tiene sentido que disfrutemos también de lo que ésta última nos ofrece.

La ciudad de Pollensa se encuentra a quince minutos de su puerto, mientras que la Bahía de Alcudia, y su corazón, la vibrante y llena de vida ciudad de Can Picafort, se encuentra a tan sólo veinticinco. Claramente, la opción que os vamos a proponer merece ser considerada.

De todas las alternativas que se encuentran a disposición del visitante, una de las más demandadas en los últimos años ha sido el turismo en barco. Ser capaz de conocer en un solo día lo más significativo e impresionante de la isla y desde una perspectiva que sólo es capaz de proporcionar un alquiler de una embarcación, está ya al alcance de cualquiera.

En la oficina que Alcudia Bay Boat Rental tiene en Can Picafort recibimos clientes a diario, interesados en conocer el mejor modo para visitar la Bahía de Pollensa desde el mar, sin dejar de lado la posibilidad de visitar otros lugares de la isla, igualmente destacables por su belleza e interés. Por todo ello, alquilar una lancha desde Can Picafort es una excelente alternativa.


En ruta: lugares sorprendentes a visitar en barco en nuestro camino a Pollensa

Desde Can Picafort, en un viaje directo de quince minutos en barco se avista la Bahía de Pollensa. ¿No es mucho tiempo, verdad? Pero, si hay algo que merece la pena en el trayecto es deleitarse en los magníficos lugares que se pueden encontrar en el camino y que, salvo que alquiles tu lancha en Can Picafort, difícilmente conocerás. Lugares como Coll Baix o Cabo Pinar, con sus playas de aguas cristalinas y turquesas donde hacer una parada obligatoria para tomar un baño, comer y disfrutar de las vistas; o la propia ciudad de Alcudia, donde nos podemos detener para disfrutar de cualquiera de sus terrazas o pasear para contemplar el paso de la historia a través de su arquitectura.


Qué más puedo visitar alquilando una lancha en Pollensa?

Dirigiéndonos en lancha más al nordeste y bordeando Cabo Pinar tendremos la posibilidad de visitar otras dos de las calas más conocidas de la isla, el Caló de Sa Figuera y de Ses Caletes, y desde donde ya comenzaremos a disfrutar del entorno paisajístico que rodea la Bahía de Pollensa.

Pasando el Puerto de Pollensa, en dirección nordeste se encuentra otra de las playas más emblemáticas de la isla. Bien conocida por ser refugio de importantes personalidades públicas que cada año visitan la isla, la playa de Formentor se ha ganado un lugar destacado en el corazón de todos aquellos amantes de la isla que buscan un lugar rodeado de naturaleza y paz para disfrutar de unos maravillosos días de descanso y relax. No hay un lugar mejor para contemplar cómo el color de las aguas va variando a medida que transcurre el día. Desde la total transparencia del agua a primeras horas del día, pasando por el azul cristalino, turquesa o añil, hasta convertirse en una amalgama de colores cuando el sol, al atardecer, comienza a reflejar sus rayos, transformando la mansa tranquilidad de las aguas en un espejo de mil variantes de azul y dorado. Es absolutamente maravilloso.

Otro de los puntos a visitar en nuestra ruta en barco, antes de retornar a Can Picafort, debería ser el Cabo Formentor. Muchos habitantes de la isla lo conocen como el “Punto de encuentro de los vientos” y no están faltos de razón. La fuerza del viento y el romper de las olas han transformado con el paso de los siglos el paisaje de esta zona, rodeándola de acantilados que le infieren un aire de película de aventuras donde pareciera que los piratas nos pueden visitar en cualquier momento.

Y ahora, ¿qué tal si cambiamos la perspectiva? ¿Y si en lugar de mirar a tierra observamos el mar?


Cosas a tener en cuenta alquilando nuestra embarcación en Pollensa.

Ya hemos comentado el maravilloso fenómeno que se puede contemplar en las aguas de Mallorca, la cristalinidad de sus aguas, algo difícil de encontrar en otras costas y que contribuyen a ensalzar el nombre y fama de la isla.

Este fenómeno está ocasionado por uno de los seres vivos que habitan en Mallorca y que gozan de mayor protección a nivel mundial, la Posidonia Oceánica. Puede que su nombre, con origen en el del dios griego Poseidón, le transfiera esa fuerza y poder necesario para limpiar y purificar el agua, del mismo modo que sus hojas, cuando son arrastradas hasta la playa, actúan como barrera y adquieren una importancia vital para evitar su erosión.

Pero no es sólo lo anterior lo que ha contribuido a considerarla de especial protección. También lo es el hecho de que son muchos los animales y otras plantas que se han establecido y se reproducen a su amparo, constituyendo genuinas comunidades y desarrollando un complejo ecosistema que lo convierte en un “hábitat prioritario”. De hecho, se ha llegado a considerar el organismo vivo más grande y longevo del mundo, siendo declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Desde el barco se pueden observar perfectamente estas praderas, especialmente en zonas donde no existe mucha profundidad. Pero también son muchos los clientes, expertos o no en submarinismo, que deciden alquilar una lancha para bucear y contemplarlo desde ese otro pero no menos fascinante punto de vista.

Por todo ello, es importante que, cuando alquiles tu embarcación, tengas en consideración este especial cuidado que se debe tener a la hora de proteger esta especie. Teniendo en cuenta lo anterior, si hay algo a lo que se debe prestar atención a lo largo de tu jornada de alquiler de barco es el lugar donde fijar el ancla si deseamos parar para descansar, comer o nadar. Es importante detenernos unos segundos y observar y, del mismo modo que recomendamos no tirar el ancla donde existen muchas rocas, también recomendamos encarecidamente no hacerlo donde se encuentra la posidonia. Como amantes del mar, ese cuidado por mantenerla a salvo y protegida, es el valor que nos gusta transmitir a nuestros clientes.


Alquila una lancha con nosotros

Si algo está claro en este punto es que alquilar una lancha en Can Picafort para poder viajar hasta Pollensa es, indudablemente, una idea extraordinaria. En Alcudia Bay Boat Rental te proporcionaremos toda la información necesaria para que puedas sacar el mayor provecho posible a tus horas de alquiler. Te estamos esperando. Una de las mejores experiencias de la vida te está esperando.


RESERVAS

Disfrute de sus vacaciones.

He leido la política de Privacidad del Sitio AVISO

Donde encontrarnos